Gasoducto Sur Peruano: bancos rechazan tres ofertas vinculantes

El proceso de venta de la participación de Odebrecht en la operación y construcción del Gasoducto Sur Peruano ha sufrido, en cuestión de días, drásticas variaciones. Cambios relacionados a los requerimientos de los 22 bancos que financian el proyecto, que son, en la práctica, los que deciden la venta.

Si bien inicialmente el 10 de julio era la fecha límite para el cierre de las negociaciones, el nuevo panorama trae consigo un nuevo plazo límite para la concreción de la venta: el 15 de agosto. Así lo pudo conocer en exclusiva SEMANAeconómica a través de diversas fuentes relacionadas a las negociaciones que, por acuerdos de confidencialidad, prefirieron no revelar su identidad.

TODO O NADA
Tal como adelantó esta revista, el pasado martes 5 de julio representantes de los 22 bancos se reunieron en Nueva York para analizar las tres ofertas vinculantes que tenían sobre la mesa: la del fondo estadounidense Brookfield Asset Management, la de la constructora española Ferrovial —a través de sus subsidiarias Cintra y Agroman—, y la del consorcio formado por el fondo australianoMacquarie Infrastructure Corporation, la empresa estadounidense de energía Sempra y el grupo constructor ítalo-argentino Techint. El miércoles hicieron lo mismo con cada uno de los postores a fin de conocer sus propuestas al detalle y, entonces, las cosas cambiaron.

Al reunirse con los representantes de las empresas, los ejecutivos de las entidades financieras se dieron cuenta de que no todas las ofertas contemplaban hacerse tanto del 55% de la operación como del 71% de la construcción que posee Odebrecht en el Gasoducto Sur Peruano. Si bien los tres postores buscaban hacerse del 55% de la operación, Ferrovial no descartaba dejar un porcentaje de la construcción en propiedad de Odebrecht y Brookfield planeaba dejarla en su totalidad en manos del grupo brasileño.

Ante esto último y al haber vencido el plazo inicial del 10 de julio para concretar la venta, los bancos determinaron que, para seguir financiando el Gasoducto Sur Peruano, Odebrecht debía salir del todo. “Esto antes no estaba estipulado. Ahora Odebrecht no puede quedarse ni siquiera como propietario del 1% de la construcción o de la operación”, indicaron a SEMANAeconómica dos altos ejecutivos de empresas que son parte del proceso de venta.

El escenario descrito dejó fuera de carrera a Brookfield. Sin embargo, contrario a lo que se esperaba, la venta tampoco se definió entre Ferrovial y el consorcio Macquarie–Sempra–Techint. Ello ya que ambas ofertas estaban sujetas a condiciones y, por esa razón, no fueron consideradas como vinculantes por las entidades encargadas de la venta del proyecto. “Las condiciones eran una forma de protegerse ante el poco tiempo que se había dado para hacer el due dilligence. Mientras más ‘buceas’ en la información, menos condiciones pones”, comenta el directivo de uno de los bancos que estructura la venta.

No obstante, los ejecutivos de las entidades financieras son conscientes de que las nuevas ofertas tendrán por lo menos una condición: la garantía del cierre financiero del proyecto. “Esa es la condición mínima para siquiera mirar el proyecto y los bancos lo saben. Es imposible eliminarla, ya que las empresas estarían invirtiendo una gran cantidad de dinero sin tener garantía alguna”, señala una de las fuentes consultadas.

Si bien las cifras ofrecidas aún se desconocen, SEMANAeconómica pudo conocer que la oferta del consorcio Macquarie-Sempra-Techint bordea los US$550 millones y la de Ferrovial sería un poco inferior.

¿EL DÍA FINAL?
Ante las variaciones de último minuto descritas, los bancos encargados del proceso de venta ya comunicaron a los tres postores que la nueva fecha límite para la presentación de nuevas ofertas vinculantes será el 15 de agosto. En todo ese tiempo las empresas podrán continuar con el due dilligence y preparar ofertas ‘del todo vinculantes’, aunque sin incluir nuevos socios en las propuestas. Esto último vuelve a dejar fuera de carrera a Brookfield, que se presentó sin un socio constructor.

Así, el nuevo socio mayoritario se definirá entre Ferrovial y el consorcio Macquarie–Sempra–Techint. Postores que asumirán la difícil tarea de llevar adelante uno de los proyectos más complejos del Perú.

Fuente: SemanaEconomica.com

Guardar

Leave a Reply

Your email address will not be published.